Eventos y Noticias de Soria

El Más Allá en Soria: el Cementerio Municipal

By  | 

“Los cementerios municipales de la ciudad de Soria” es el ensayo de Rufo Nafría Yagüe que nos va a servir de referencia principal para historiar el de Nuestra Señora del Espino. don Rufo nos recuerda que la primera legislación conocida prohibiendo enterrar en las iglesias partió de Carlos III con una Real Cédula de 1787 en la que se exceptuaba a los prelados, patronos y religiosos que estipulaba el Ritual Romano y la Novísima Recopilación. Ordenaba, al mismo tiempo, la construcción de «los cementerios fuera de las poblaciones siempre que no hubiere dificultad invencible o grandes anchuras dentro de ellas, en sitios ventilados e inmediatos a las Parroquias y distantes de las casas de los vecinos y se aprovecharán para capillas de los mismos cementerios las ermitas que existan fuera de los pueblos». Ahora bien, como señala don Rufo, “por lo que toca a la ciudad de Soria, no tuvo ninguna influencia esta disposición primera de construir cementerio”.

Vista aérea zonificada del Cementerio Municipal de Soria

Vista aérea zonificada del Cementerio Municipal de Soria

Carlos IV emite una Real Orden en 1804 ordenando construir cementerios fuera de la población que se remite a los Justicias y Ayuntamientos. No obstante, en lo que respecta a la ciudad de Soria no comenzó a construirse anexo a la parroquial del Espino hasta finales de enero de 1807 y se concluyó a finales de junio o primeros de julio, siendo el primer enterrado un feligrés de San Pedro el 20 de septiembre. Pero la resistencia a enterrarles en el cementerio común era muy grande y pronto volvieron a ser enterrados en sus respectivas parroquias y sus cementerios, incluido el camposanto de San Benito (donde está ahora la plaza de toros).

columbario-y-galeria-de-nichos-en-cementerio-de-soria

A la derecha: columbario. A la izquierda: galería de nichos en Cementerio Municipal de Soria

El primer cementerio municipal del Espino era de superficie escasa y el Ayuntamiento buscó  otros enclaves y se optó por convertir parte de la huerta de San Francisco en camposanto, el cual fue bendecido en noviembre de 1822, siendo su primera inhumación la de un feligrés de Santo Tomé (20-diciembre).

El nuevo cementerio municipal del Espino, ampliando el anterior, fue bendecido el 15 de diciembre de 1830 y su primer difunto fue un parroquiano de La Mayor (18-diciembre). “Sabemos –añade don Rufo- que el 26 de julio de 1906 se bendice la parte nueva del cementerio católico de Soria que se denomina Patio de San Saturio, y que en 1907 empieza a utilizarse el nuevo patio del cementerio católico de Soria”.

cementerio-de-soria-patio-historico

En noviembre de 2012 la Revista Funeraria –quizás la mejor de su sector- publicó un artículo sobre el Cementerio Municipal de Soria donde se especifica que la superficie del camposanto es unos 40.000 metros cuadrados tras el Proyecto de Ampliación encargado en 1989 al arquitecto Gustavo Martínez Nuevo que está programado en ocho fases con un total de 5.000 enterramientos y nichos.

vista-general-zona-nueva-del-cementerio-de-soria

Revista Funeraria destaca la reconversión del escalón principal de columbarios en una galería de siete alturas de nichos y a incorporar, “novedosamente, a los pies de cada columna”, una sección de ofrendas “que sustituye a la tradicional solución en las tapas de los propios nichos”.

galeria-de-siete-pisos-de-nichos-en-cementerio-de-soria

Igualmente subraya el proyecto de incorporación –ya una realidad- de unas plataformas creadas de nichos subterráneos “mediante una transformación del panteón familiar tradicional con acabado ajardinado; cada plaza cuenta con su dotación de cierres estancos, ventilación a filtro y recogida a foso de lixiviados, lo que posibilita la ocupación independiente, y se disponen unas estructuras lapidarias que incorporan ocho cuarteles combinables”.

zona-de-nichos-subterraneos-en-cementerio-de-soria

Este conjunto es novedoso en el ámbito funerario, incluido el descensor metálico, fabricado ex-profeso: “El ceremonial de enterramiento incluye la utilización de una plataforma desmontable interior de trabajo seguro, un descensor de féretros y una cubierta ceremonial que incorpora el mecanismo de elevación de la lápida”. Así mismo hay que destacar que se ha cuidado mucho de que el ritual se haga andando desde la puerta del cementerio y el descenso tenga cierta solemnidad funeraria.  Por otra parte hay que destacar la opción de que pueda acogerse a varios miembros de una misma familia este tipo de compartimentos de nichos subterráneos a modo de panteón familiar.

descensor-y-nichos-subterraneos-en-cementerio-de-soria

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *