Soria en la Historia

En el día de San Blas, algunos datos sorianos

By  | 

Cuánto más antiguo es un santo, mayor ha sido su difusión en el santoral y en el culto, por ello San Blas fue bastante venerado en la ciudad de Soria desde la Edad Media. San Blas fue obispo armenio de Sebaste (actual Sivas, Turquía), y mártir cristiano de primeros del siglo IV. Su culto se extendió por todo Oriente, y más tarde por Occidente, festejándose litúrgicamente entre los católicos el 3 de febrero. Está considerado como patrono de los enfermos de garganta (faringe) y de los otorrinolaringólogos. Se le ha invocado durante siglos como intercesor ante Dios para remediar males de garganta y costumbre es la bendición de dos velas, roscos y otros alimentos en su día litúrgico para, una vez comidos, prevenir atragantamientos y diversas afecciones en la garganta.

En la provincia de Soria se le festeja con danzas de paloteo en San Leonardo y es patrono del pueblo de Tapiela (municipio de Aldealafuente) en cuya misa se bendicen tortas y rosquillas. Así mismo, en Ólvega se celebra la festividad del rollo de San Blas en la iglesia Santa María la Mayor el 3 de febrero, con bendición de un rollo hecho de bizcocho y azúcar glas.  Y algo parecido se hace en otras parroquias de la provincia. En cuanto a tallas sacras la efigie más importante que se conserva de San Blas se encuentra en el retablo renacentista del trascoro occidental de la catedral del Burgo de Osma, realizado por mandato del obispo Álvarez de Acosta.

 

San Blas en Soria ciudad

 

En lo que respecta a la ciudad de Soria parece ser que su culto es quizás coetáneo con la puebla de Alfonso I el Batallador en 1119 y con el tiempo la primigenia Cuadrilla del Collado pasó a denominarse Cuadrilla de San Blas hasta que, en 1914, se fundió con la del Rosel dando lugar a la Cuadrilla del Rosel y San Blas, siendo el santo titular, San Blas, el que se procesiona durante los sanjuanes.

Zona Cuadrilla de San Blas en Soria

Dentro del marco amarillo, zona urbana y vecindario de la antigua Cuadrilla de San Blas en torno al primer tramo del Collado desde la actual Plaza del Rosel y San Blas

Tajadas en cuadrilla del Rosel y San Blas hacia 1927

No existió iglesia propia dedicada a San Blas en Soria sino capillas, siendo la más importante seguramente la de la iglesia de San Esteban (derruida en 1804) que pasó a ser la de la Cuadrilla de San Blas. Se sabe también que en esta capilla de San Blas en la iglesia de San Esteban tenían los Albiz -del linaje Santisteban- sus enterramientos blasonados.

Efigie de San Blas en sus andas sanjuaneras de la cuadrilla del Rosel y San Blas

Efigie de San Blas en sus andas sanjuaneras de la cuadrilla del Rosel y San Blas

Así mismo había una efigie de San Blas en el altar churrigueresco de la capilla mayor de la parroquia de Nuestra Señora del Espino, quemado en 1952 (en la hornacina central estaba la talla románica de la Virgen del Espino proveniente de Covaleda y, en las laterales, San Agustín y San Blas).

 

Cabildo y Casas de San Blas

 

La veneración a San Blas queda testimoniada igualmente por la denominación dada a un edificio civil, Casas de San Blas, sede del cabildo general de curas, que reseñó Juan Antonio Gaya Nuño en su tesis doctoral, transformada en libro (año 1946) muy consultado sobre el románico soriano, que va acompañado de la siguiente  fotografía y texto.

 

casa_de_san_blas_y_calle_zapateria_circuloromanico_3Casas-de-San-Blas-en-J-A-Gaya-Nuño

En 1250 ya aparece documentado el llamado Cabildo de San Blas, como lo testimonia la donación de Fernado III de una heredad en Velilla de Ventosa: “… al cavildo de los clérigos de Soria aquella heredat daquel yogo de Bueyes que nos dio Domingo de Soria en Biliella de Ventosa por el anima de la reina doña Berenguela, mi madre”.  Este cabildo se renunía en la Casa o Casas de San Blas, aunque hay algunos investigadores que consideran que, al menos durante un tiempo, pudieron reunirse en la iglesia de San Ginés, cabe la muralla medieval, si se interpreta en tal sentido la referencia documental que señala que renovaban los cargos anuales el citado cabildo general de curas “el martes primero después del primer domingo de Todos los Santos, saliendo de la misa de San Ginés”… ¿pero tras la misa se hacía el renuevo en San Ginés o en la Casa de San Blas..?

Teodoro Ramírez Rojas, en 1894, daba la siguiente localización de estas Casas de San Blas: “Junto al viaducto de la carretera de Logroño, en las inmediaciones del palacio del Conde de Gómara y al extremo de la antigua calle de Platerías que se extendía hasta el barrio de Tovasol, está la casa de San Blas donde se reunía el Cabildo Eclesiástico”.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *