Poetas de Soria

Los otros poetas sorianos

By  | 

 

Los tres grandes poetas vinculados a Soria en su lírica y prosa son, sin duda, Gustavo Adolfo Bécquer, Antonio Machado y Gerardo Diego, mas hoy, Día Internacional de la Poesía 2018, vamos a centrarnos en los “otros poetas”, algunos de los cuales están igualmente referenciados brevemente en la Casa de los Poetas en El Collado.

 

En el libro “Cien años de Soria en la Poesía. Antología poética (1912-2012)” queda patente que, aparte del triunvirato formado por Bécquer-Machado-Diego, hay muchos otros poetas que han cantado la tierra soriana (el libro censa a seis decenas) y, en lo que ahora nos compete, a la ciudad de Soria en su paisaje y paisanaje, bastantes de ellos las han versificado.

Entre los poetas “sorianistas” citados en esta Antología queremos destacar especialmente a Fermín Herrero (Premio de las Letras de Castilla y León 2015 y Premio de la Crítica de ese mismo año, así como Premio Gil de Biedma 2014), José María Martínez Laseca y Enrique Andrés Ruiz. Y de los poetas fallecidos durante el siglo XX y primeros del XXI, nacidos en Soria o que han escrito poemas sobre la ciudad, destacamos a Aurelio Pérez, Teodoro Rubio Giménez , Bernabé Herrero Zardoya, Dionisio Ridruejo, Concha de Marco, Dámaso Santos y su hijo Dámaso Santos Amestoy, Julio Garcés, Fidel Carazo, Julio Herrero y Josoro (Joaquín Soriano Romero).

En la siguiente relación de poetas del siglo XX ya fallecidos, somos conscientes de que “no están todos los que son, pero sí son todos los que están”.

 

Aurelio Rioja

Aurelio Pérez-Rioja (nace y muere en Soria, 1888-1949) es uno de los grandes fotógrafos sorianistas de su época. Es autor del libro “Soria canta” (1948) con nada menos que 63 poemas monotemáticos sobre la ciudad de Soria.

Teodoro Rubio

Teodoro Rubio Giménez (Soria, 1900-1971) estuvo influido por la teosofía de Mario Roso de Luna y refleja en diversos opúsculos en prosa y verso su percepción de la Soria Mágica “a veces, ilustrados por él, con evidente garbo, a menudo con pinceladas lorquianas o surrealistas”, según J.A. Pérez-Rioja. Destacan: “Ecos de la Soria vieja”, “Durakos” y “Cuadros en romance sobre los festejos que la muy antigua ciudad de Soria dedica a la Madre de Dios”.

Bernabé Herrero Zardoya

Nacido en Soria (1903), fallece exiliado en la localidad francesa de Dax en 1957. Mantuvo una gran amistad con dos grandes poetas de la Generación del 27: Gerardo Diego y Juan Larrea.. Publicó diversos libros poéticos desde 1925 a 1947 y en varios poemas escribe sobre la ciudad de Soria como, por ejemplo, “Camino de San Saturio”. Su hermana se casó con el intelectual soriano José Tudela de la Orden.

Dionisio Ridruejo

Dionisio Ridruejo Jiménez (Burgo de Osma, 1912 – Madrid, 1975) fue alumno de Antonio Machado. Premio Nacional de Poesía (1950). Autor de numerosas obras en verso desde 1935 a 1944, aunque se han recopilado póstumamente algunos poemas autobiográficos en “Memorias de una imaginación” (1993), que incluye algunos referentes a la ciudad de Soria. Así mismo, en su libro antológico “En once años” (1950) hay diversos poemas sorianistas, algunos de los cuales aparecieron anteriormente en “Sonetos a la Piedra” (1943) como el titulado “San Juan del Duero”.

Concha de Marco

María de la Concepción Gutiérrez de Marco (Soria, 1916 – Madrid, 1989) fue esposa del gran historiador y crítico de arte Juan Antonio Gaya Nuño, y merced a ella Soria ciudad cuenta con la biblioteca-museo del matrimonio en el Centro Cultural Gaya Nuño. Publicó siete poemarios entre 1966 y 1974, entre los que hay poemas sorianistas como “Amanecer” y “Entre San Polo y San Saturio”.

Los Dámaso Santos

Dámaso Santos (Villamañán, 1918 – Madrid, 2000) dirigió varios periódicos. Esther Vallejo nos dice que como poeta “tiene un estilo intimista y clásico”, bien patente en su libro “La tarde en el Mirón” (1947), en el que la ciudad de Soria es la protagonista. Se casó con una soriana y en Soria nació su hijo Dámaso Santos Amestoy (1942 / Madrid-2009), periodista como su padre y, además, gran poeta y crítico de arte.  Su primer poemario fue “Campos celestes (1981). Otras obras “Agua de mayo” (1999) y “Después del fin del mundo” (2001).

Julio Garcés

Nace en Soria (1919) y muere en Lima (1979). Seguramente es el poeta soriano más vanguardista. En opinión de César González Ruano “como surrealista es uno de los más logrados poetas y, probablemente, el mejor heredero en fortuna y universalidad del surrealismo de Alberti”. Sus vivencias sorianas las reflejó en su libro “Poemas de San Polo” (1979).

Fidel Carazo

Fidel Carazo Hernández (Valdegeña, 1919 – Soria, 2010) destacó como director del periódico “Soria, Hogar y Pueblo” y por su activismo político. Apadrinado por la “Accademia Internazionale di Ponten di Lettere, Scienze ed Arti” de Nápoles fue nominado al Premio Nobel de Literatura en 1997 y 1998. Escribió varios poemarios que incluyen versos sobre la ciudad de Soria, como los peomas “Soria Pura”, “Arcos de San Juan de Duero”, “Ermita de la Soledad” y “Ermita de San Saturio”.

Julio Herrero

Julián Herrera Ulecia (Arnedo, 1927 – Soria, 2006) utilizó pseudónimos como Retógenes, Don Ripio, Clarín Soriano, Don Martín de la Gorra, Aryso y Lucio Arévaco en la prensa local soriana, “con la sana intención de describir y comentar, en clave satírica y con decidido espíritu regeneracionista, el discurrir de la vida política de la ciudad”, según comenta Isabel Goig. “Conocía como pocos los entresijos de la Soria caciquil y provinciana, retratada perfectamente en los versos que estuvo publicando durante varias décadas en la prensa provincial”, añade Joaquín Alcalde. Sus poemas fueron recopilados por sus hijos en 2004 en el libro “Mis versos”, entre los que hay bellos poemas sorianistas distintos a su crónica política poética.

Josoro

Joaquín Soriano Romero (Burgo de Osma, 1932 – Barcelona, 1993), “alma mater” de la Casa de Soria en Barcelona, articulista de la prensa provincial y poeta. Su devenir poético se condensa en la antología “Soria y yo” (1991) en el que hay numerosos poemas centrados en la ciudad de Soria: “¡A las cinco en El Mirón!”, “Tardes sorianas”, “¡Al Duero le voy robando!”, “Pasos sorianos”, “Soria antigua”, “Junto al Espino”…, etc.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *