Gótico en Soria

Luz verde para proteger y poner en valor las pinturas de San Nicolás y los restos de San Martín de la Cuesta

By  | 

El alcalde de la capital Carlos Martínez ha dado cuenta del paso delante de dos proyectos que permitirán seguir poniendo en valor el patrimonio cultural de la ciudad con una intervención en San Nicolás y otra en San Martín de la Cuesta. De esta forma, se ha aprobado el proyecto presentado para preservar las pinturas murales góticas del martirio de Santo Tomás de Beckett en las Ruinas de San Nicolás. La incidencia directa de los rayos de sol plantea la necesidad de proteger la decoración pictórica a fin de que San Nicolás pueda seguir mostrando este tesoro tras la intervención integral realizada en la zona por el Ayuntamiento que ha permitido que estas ruinas sean uno de los lugares de paso obligado de los turistas en el Casco Viejo de la Ciudad y también un lugar de encuentro cultural con eventos como las lecturas en el Festival de las Ánimas. Este proyecto, con la instalación de un nuevo acristalamiento especial, tiene un presupuesto de 30.000 euros aproximadamente.

El alcalde ha indicado que “poner en valor el patrimonio es una de nuestras prioridades y es una línea en la que hemos trabajado en los últimos años y seguiremos reforzando. Hemos realizado intervenciones en distintos espacios como La Mayor, San Nicolás, el Rincón de Bécquer, la accesibilidad de Santo Domingo, la puerta de San Ginés… y avanzamos en otros como esta Soria Oculta, la muralla, las pinturas de San Nicolás o la iluminación de La Soledad, entre otros”.

El proyecto de San Martín de la Cuesta, que también ha visto la luz verde tras pasar por Patrimonio, contempla una actuación en doble sentido. Por un lado, se buscará consolidar los restos evitando que la degradación avance y desaparezcan, para lo cual se reconstruirán los remates de los muros con un elemento que a la vez cubra y que sirva como material de sacrificio para que sea él, el que acuse el paso del tiempo y no la fábrica histórica. Por otra parte se trata de explicar los restos que nos han llegado a nuestros días, mediante la colocación de unos carteles explicativos de la ruina y su contexto y relación con el paisaje del rio que tiene a sus pies.

En la consolidación de las excavaciones arqueológicas hay dos tipos de elementos, los restos históricos y los que resultan de la propia excavación. Por lo que se plantean dos tipos de intervenciones:

– En los restos históricos, las fábricas se levantarán con hormigón de cal encofrado a dos caras y con la superficie rehundida respecto a la histórica, con el fin de no confundir etapas, y hasta diferentes alturas según el tipo de elementos. El muro norte, o de la epístola, se levantaría hasta unos 20 cm por encima del nivel del terreno arcilloso en el exterior de la iglesia. El muro sur, del que tenemos pocos restos a la vista, se debería re-excavar para descubrirlo y poder ver la traza del mismo y poder localizar, si fuera posible la ubicación exacta de la puerta que los textos la ubican en la mitad del lienzo.

– En el presbiterio han llegado partes del pavimento pero sin definir perfectamente los límites del mismo, salvo en el lado de la epístola que queda delimitado por el muro de una dependencia y por el lado de la nave, en el que nos encontramos dos peldaños de sillares que se han conservado bastante bien. En los lados del evangelio y del ábside, los límites están menos claros pudiéndose ver el arranque de lo que pudo ser el arco del triunfo que delimitaba el presbiterio de la nave,. En la parte trasera la falta de excavación, la presencia de arbolado y las obras de la carretera hacen que, a día de hoy, sea difícil la reconstrucción de la semicircunferencia. Se va a excavar todo ese terreno así como a eliminar todos los chopos que hay para crear un mirador hacia el rio, Monte de las Ánimas y monte del Mirón, sobre la vaguada donde se crea y desarrolla la ciudad.

Hay que recordar que se trata de los restos de una iglesia de una sola nave con un cabecera circular y con una construcción anexa en el lado del Evangelio. Desde la iglesia se domina la vista hacia el Monte de las Ánimas, así como hacia el sector de la muralla situada en el monte del Mirón. Ahí, nos encontramos los restos de, entre otras, las collaciones de San Pedro el Viejo y las recientemente exhumadas de San Ginés. La iglesia medieval de San Martin de la Cuesta, fue excavada durante el verano de 2016 por la empresa Arquetipo SL dejando a la vista diferentes partes de la misma.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *