Románico de Soria

Románico soriano y Maestro de San Juan de la Peña -2-

By  | 

Si en el post anterior exponíamos la convicción de José Luis García Lloret respecto a que el maestro de San Juan de la Peña y su taller adoptaron la influencia románico silense a través de Soria mientras labraban los capiteles del claustro de San Pedro el Viejo, corresponde ahora reflejar otras opiniones sobre las relaciones artísticas entre el románico silense-soriano y el maestro y taller de San Juan de la Peña o de Agüero.

María Laura Figueras La Peruta, en su tesis doctoral El claustro de San Pedro el Viejo de Huesca. Restitución y programa iconográfico, señala al respecto: “Lacoste ubica al maestro de San Juan de la Peña en Santo Domingo [Soria ciudad), entre 1200 y comienzos del s. XIII, y considera que se formó aquí siendo influido por el arte silense”. A su vez Zelinski “siguiendo a Lacoste, establece una afiliación entre Soria y Huesca respecto a los temas foliados y figurativos de los capiteles, y otra con Silos respecto a las esceneas historiadas. Con el conjunto de San Pedro de Soria no ve una relación tan directa, pero sí observa que se repiten ciertos temas y diseños en la serie alegórica de San Pedro.”

Asímismo, Esther Lozano López, en su tesis doctoral (publicada en el libro La portada de Santo Domingo de Soria. Estudio formal e iconográfico) indica: “Ya en 1969 Yarza apuntó ciertas coincidencias entre las esculturas relacionadas con el taller pinatense y las sorianas. Lacoste hablaba de la portada de Santo Domingo de Soria como lugar de formación para el maestro de San Juan de la Peña. Y Ocón consideró que el taller de la Peña era un consecuente del estilo soriano claramente derivado de los rasgos de Silos”.

En otra sección del libro, amplía los datos: “En la década de los sesenta Durliat hizo depender al maestro de San Juan de la Peña del segundo taller de Silos. Yarza desechó la filiación silense de esta obra, pero respecto al Burgo de Osma destacó “que se aproxima más a maestros de Aragón, como el que trabaja en San Juan de la Peña”. Lacoste, por su parte, señaló que “las obras del maestro de San Juan de la Peña salen del crisol de Santo Domingo de Soria donde el maestro pudo aprender su oficio”. Y este autor llegó a considerar la cuarta arquivolta soriana, algunas esculturas de los capiteles de la Creación y otras del rosetón “como un esbozo de la manera de hacer del escultor del Pirineo”. Vio tantas analogías entre Soria y San Juan de la Peña que consideró a este último como: “un maestro sometido a la influencia de Silos, dentro de un ambiente común a Castilla, Navarra y Aragón”. En
realidad, es evidente que existen muchas más diferencias que similitudes y Lacoste, en cierta medida consciente de estas divergencias consideró, años más tarde, que: “las esculturas de Soria son sus primeras obras en las que no están aún marcados los elementos característicos de su futuro estilo […] la organización de escenas, movimiento general y estructura de las caras de San Juan de la Peña está tomado de Santo Domingo de Soria”. No me parece adecuado pensar que alguien que realizó las figuras sorianas  pudo acabar con un estilo tan plano y esquematizado. A mi juicio, el artista de la Peña no deriva de Soria y es poco lo que une a ambos talleres..”

Claustro de San Juan de la Peña (Foto: Carlos Almazán)

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *