Eventos y Noticias de Soria

Soria Ciudad va a recuperar la figura del Cronista Oficial

By  | 

La Comisión de Personal del Ayuntamiento de Soria se reunió ayer para avanzar en los borradores del reglamento para la elección de un cronista oficial. En el borrador del reglamento municipal de la figura del cronista oficial de la ciudad de Soria, pendiente de aportaciones de los distintos grupos, se han apuntado algunos aspectos ligados a la selección de esta figura, muy arraigada en el municipalismo, y que es de carácter honorífico. En él se valora, como en otras distinciones municipales, el arraigo en la ciudad y los méritos en la investigación sobre la historia, costumbres y tradiciones. La principal diferencia es que el cargo también contempla una labor en el ejercicio del mismo, con rastreo del pasado y como testigo directo de la actualidad para difundir las riquezas de la ciudad y dejar una huella en la cultura y el patrimonio local.

El expediente, según recoge el borrador, se elabora siguiendo los habituales trámites del reglamento de honores y distinciones con un instructor y un secretario del mismo. Las propuestas podrán presentarse por cualquier persona, entidad o asociación y el proceso se pondrá en marcha por resolución de Alcaldía, ya sea de oficio o a propuesta de un tercero. Las propuestas irán acompañadas de una memoria. En el borrador se incluyen otros aspectos relativos al cargo honorífico, sin retribución, vitalicio, con memorias anuales denominadas ‘Crónicas de Soria’ y otra serie de compromisos. El documento, sin embargo, está en proceso de aportaciones con lo que estos aspectos pueden sufrir modificaciones.

 

Miguel Moreno y Moreno, Cronista de SoriaEl último Cronista Oficial de Soria ha sido el periodista y escritor Miguel Moreno y Moreno, cuyos restos mortales reposan en el cementerio soriano del Espino desde el 21 de oct de 2010. Autor de numerosos libros sobre la provincia y la ciudad, era Cronista Oficial de Soria dese el 6 de septiembre de 1984, además de Hijo Adoptivo de la Ciudad de Soria desde 1995. Igualmente era el cronista de Navaleno, San Pedro Manrique y Ágreda.

Entre sus libros monotemáticos acerca de la ciudad de Soria sobresalen los dos tomos sobre todas las calles de Soria en las que resumía la biografía de los personajes nominales de las calles.

Miguel Moreno en Congreso de Cronistas OficaIes _soria1_1981-

Miguel Moreno en el Congreso Nacional de Cronistas Oficiales de España celebrado en Soria en 1981

Para conocer más datos acerca de lo que es un Cronista Oficial reproducimos el siguiente artículo de Antonio Luis Galiano Pérez, publicado a su vez en la revista Carta Local de la Federación Española de Municipios y Provincias en su número de octubre de 2014.

Oficio-de-CronistaEsto último, no es óbice para que otros, los menos, trastocaran dicha subjetividad en objetividad, a sabiendas de que en ello les iba el salario, su puesto de trabajo, y si se descuidaban la propia vida.

De hecho, el oficio de Cronista dentro del funcionariado real se remonta al siglo XV, considerándose que los primeros que ejercieron este trabajo fueron Martín de Ávila y Juan de Mena. A mediados del siglo XVIII eran denominados como Cronista general y particular, eran nombrados por la Corona e incorporados a la Real Academia de la Historia con el sueldo correspondiente, a tenor de lo decretado por Felipe V, el 25 de octubre de 1744.

En un principio, su salario era de 80.000 maravedíes anuales, mientras que el de los Cronistas de Indias era de 120.000. Sin embargo, al incorporarse a la citada Real Academia se equipararon en esta última cantidad. Al adscribirse a dicha Academia, se reconocía su oficio, se les protegía y les era expedido el título como Cronista.

Desde tiempos pasados, el Cronista al servicio de los monarcas era el encargado de dejar para futuras generaciones los triunfos y hazañas de los mismos. Así, entre aquéllos que desempeñaron este oficio, podemos anotar a Diego Enríquez de Castilla, Ruy Sánchez de Arévalo, Alonso de Palencia, mosén Diego de Valencia y Hernando del Pulgar, que estuvieron al servicio de Enrique II de Castilla. El último de éstos, también sirvió a los Reyes Católicos junto con Lucio Marineo Sículo y Antonio de Nebrija.

Otro destacado Cronista, que dejó testimonio de los reinados de Carlos V y de Felipe II, fue Florián Ocampo. Este último rey contó también con Esteban de Garibay y con Ambrosio de Morales. Acercándonos más hacia nosotros, hemos de destacar al escritor y bibliotecario perpetuo, Ramón Mesonero Romanos, nombrado Cronista de la Villa de Madrid en 1864, y sesenta años antes, el 11 de junio de 1804, el Ayuntamiento de Orihuela (Alicante), nombraba como Cronista de la Ciudad al fraile trinitario calzado José Sales.

Es una vasta nómina la que forman los Cronistas Oficiales, los cuales, a fin de unificar criterios y formas de actuación se dotaron del “Estatuto del Cronista Oficial”, aprobado el 11 de diciembre de 1976. En él se concretaban sus funciones en referencia a la investigación, divulgación, asesoramiento y propuestas de iniciativas referidas a la historia y tradiciones de sus respectivos pueblos. Con ello, se deseaba que el trabajo personal, aislado y limitado, que hasta entonces habían desarrollado los Cronistas Oficiales, como figura tradicional y de gran raigambre en las ciudades y villas españolas, dejara de ser así, recomendándose en el citado Estatuto la creación de una asociación de ámbito nacional, la cual se constituyó el 24 de junio de 1978, legalizándose como tal.

Asimismo, al habérsele concedido a dicha Asociación, el 7 de marzo de 2008 el correspondiente tratamiento por S.M. el Rey Don Juan Carlos I, Presidente de Honor y Primer Cronista del Reino, pasó a denominarse como Real Asociación Española de Cronistas Oficiales. La Historia se ha servido en innumerables ocasiones de aquellos Cronistas allegados al poder real. Sin embargo, “tempus fugit”, el tiempo pasa, y vivimos otra época en referencia a los Cronistas Oficiales, en la que su oficio, que a mí me gusta llamarlo así, es más acorde con el momento que nos ha tocado vivir. De hecho, hoy el Cronista Oficial debe aureolarse de una profunda objetividad, haciéndose eco como asociado, tal como rezan los Estatutos de la Real Asociación Española de Cronistas Oficiales (RAECO) de los mismos, siendo “independiente de cualquier organización social o política y confesión religiosa”.

De esta manera, pasamos a ser un servidor más de toda la sociedad, dependiendo del Ayuntamiento de la ciudad o villa que lo eligió, quedando a disposición de la Corporación Municipal que gobierne en cada momento. Servicio que realizamos sin remuneración económica alguna, pues el Cronista Oficial no cobra.

A lo sumo, percibe y con un poco de suerte, únicamente la compensación de gastos por la representación que ostenta de su municipio.

El Cronista Oficial está para asesorar a las Corporaciones municipales y otras entidades provinciales y autonómicas, así como para auxiliar a aquéllos que a él recurren en búsqueda de datos sobre múltiples facetas dentro de la historia y la tradición, del arte, del folklore, de la heráldica y la vexilología, de la arqueología, de la música, y un sinnúmero de aspectos sobre sus pueblos.

De esta manera se transforma en un asesor más, pero de forma altruista, ya que ostenta su cargo vitalicio, como una distinción recibida, en muchos casos dentro del Reglamento de Honores y Distinciones de su ciudad o villa. Precisamente, ahí, radica la única remuneración que percibe: el honor otorgado y el reconocimiento de las gentes de su tierra.

En el Cronista Oficial encontramos a aquél que deja para siglos futuros lo que acaece en su población en el momento actual, quién es el protagonista, cómo y cuándo sucede el hecho, sin hacer ningún tipo de valoración. Esto es lo que nos diferencia, de otros profesionales de la comunicación, cuya obligación, a mi entender conlleva la valoración y la interpretación de los hechos. Así como la importante labor referida a la investigación sobre la historia y las tradiciones, la divulgación de las mismas, rescatando entre lepismas en los archivos los datos necesarios para llevarlos, posteriormente, a la publicación de sus trabajos.

Todo ello, es lo que a criterio de la RAECO debe configurar el oficio de Cronista Oficial, el cual debe comprometerse a servir a la sociedad, atender a sus conciudadanos, y asesorar a aquellas Corporaciones que lo eligieron y le otorgaron dicho honor, teniendo como requisito su nombramiento en Pleno y posterior toma de posesión.

Para cualquier ciudad o villa, provincia o autonomía, el disponer de un Cronista Oficial es un lujo. Aquellas instituciones que han dispuesto de esta figura, lo saben, y cuando por razones de vida el Cronista Oficial deja su cargo, respetando siempre la memoria de las personas, se debe efectuar un nuevo nombramiento, pues todas aquellas instituciones no pueden ni deben estar huérfanas de dicho oficio durante mucho tiempo, para que la labor emprendida por su antecesor tenga continuidad en beneficio de su pueblo.

Los Cronistas Oficiales somos todo lo anterior, reconocemos nuestro pasado y tenemos puestos nuestros ojos en el presente y en el futuro, con un claro objetivo de servicio desinteresado a la sociedad, a través de nuestros municipios, provincias y autonomías.

Carta-Local-y-Cronistas-OficialesCronistas reconocimeinto en FEMP y RAECO

Acuerdo-FEMP-Raeco-sobre-Cronistas-Oficiales

Firmantes del acuerdo FEMP-RAECO sobre Cronistas Oficiales

 

La RAECO

La Real Asociación de Cronistas Oficiales de España se constituyó en noviembre de 1977. S.M. el Rey Juan Carlos I, Presidente de Honor y Primer Cronista del Reino, fue quien concedió a esta asociación el título de “Real” en marzo de 2008. S.M. A su vez, el Rey Felipe VI es miembro de honor de la misma.

Con personalidad jurídica plena, e independiente de cualquier organización social o política o de confesión religiosa, RAECO agrupa a los Cronistas Oficiales de los municipios españoles, y trabaja para procurar que las Corporaciones Locales custodien sus archivos, para promover la realización de investigaciones, estudios y trabajos; y para velar por la consideración y el prestigio de los Cronistas Oficiales, entre otros fines.

Real-Asociacion-de-Cronistas-Oficiales

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *