Gótico en Soria

El convento soriano e iglesia gótica de La Merced

By  | 

La Virgen de la Merced se celebra cada 24 de septiembre y en Soria capital algunos colectivos la tienen como referente en esta jornada (Diputación Provincial,  barrio de Las Casas, Institución Penitenciaria…), con tal motivo publicamos este artículo sobre el convento soriano de La Merced tomando como referente principal un artículo publicado en su día por Florentino Zamora Lucas.

fachada-norte-convento-de-la-Merced-de-Soria-su-iglesia

En la ciudad de Soria los mercedarios tenían una casa en 1299, como testifica una bula de Bonifacio VIII. En 1387 se instalaría la Orden de la Merced en el monasterio de monjas fundado por el obispo Diego de Acebes, en 1203, llamado del Sanct Spiritus, que confirmara el rey Alfonso VIII el 13 de mayo de 1203 en San Esteban de Gormaz. Este cenobio posiblemente era ya hospital y lo siguió siendo, parte de él, mientras estuvieron los mercedarios y, después también debió serlo cuando los mercedarios lo dejaron en 1478 para estar en la iglesia de escdo-mercedario-en-la-iglesia-del-convento-sorianoSan Martín de Canales. Los agustinos convertirían el Sancti Spiritus en convento de Nuestra Señora de Gracia en 1522 y posteriormente los Doce Linajes lo transformarían en hospital “para recoger niños hechizados o expósitos”, según Miguel Martel. La importancia del convento de Sancti Spiritus viene marcada por ser el modelo que siguieron Diego de Acebes y Santo Domingo de Guzmán para fundar el monasterio de Nuestra Señora de Pruille en el país cátaro francés en 1207, que sería luego el primer monasterio dominico del mundo al ser tomado bajo su protección por Inocencio III en 1215.

Decíamos antes que los mercedarios se trasladaron a la iglesia de San Martín de Canales en 1478. En 1581 pasarían a los claustros de la concatedral de San Pedro, del los que salieron en 1595 para instalarse en la casa-palacio que donara a la Orden de la Merced doña Catalina de Barnuevo y Salcedo dos años antes y en la iglesia de San Martín de Canales que les diera el obispo en ese año de 1595.

Soria antigua zona de la Merced c 1883

Desde esta casa-palacio enlazaban con un arco de sillería con la citada iglesia que desde hace unos años es conocida como Aula Magna Tirso de Molina, donde la Diputación ofrece conciertos y actividades culturales. El resto del edificio antiguo fue cedido por la Diputación a la Fundación Duques de Soria que lo acondicionó  con subvenciones institucionales acogiendo ahora a la Residencia Universitaria Fundación Duques de Soria, el Centro de Enlace de la Asociación Internacional de Hispanistas, la Oficina de Desarrollo Local y, desde 2007, la Oficina Técnica Soria Románica.

boveda-gotica-Aula-magna-Tirso-de-Molina-de-Soria

La Iglesia

 

La iglesia tuvo que reconstruirse a finales del s. XIX tras un derrumbe sufrido en 1888. Es de una nave y su capilla mayor es ochavada, con capillas laterales no góticas. La nave se cubre con bóvedas de crucería sencilla en los dos tramos más próximos a la cabecera y con bóvedas estrelladas en los otros dos. La capilla mayor tiene bóveda de crucería con combados. La puerta norte de la nave es de comienzos del segundo cuarto del s. XVI. Y la portada sur situada al pie de la nave es barroca. Antiguamente el nombre de la iglesia era de San Martín de Canales. Su estructura gótica comenzó a edificarse en el segundo cuarto del s. XVI. El plano que nos sirve de guía es de José María Martínez Frías.El campanario de la iglesia es obra de Juan del Campo, construido entre 1601-1602.

 

gotico-del-convento-de-la-merced-en-soria

Tirso de Molina en el convento mercedario soriano

Documentalmente consta que fray Gabriel Téllez (el dramaturgo Tirso de Molina) era vicario del convento soriano de La Merced el 26 de agosto de 1608 y se supone que debió ser nombrado en Guadalajara comendador de este convento mercedario el 2 de octubre de 1645 (día de San Saturio, patrono de Soria, por cierto). Documentalmente consta su presencia nuevamente en Soria durante el año 1646 y al año siguiente abandonó la ciudad tras ser designado como Definidor provincial de Castilla el 31 de agosto. Por último sería enterrado a finales de febrero de 1649 en el convento mercedario de Almazán, sin que exista huella alguna actual de su tumba.

Tirso-de-Molina-en-Soria

Tirso de Molina concluiría en 1639 su monumental Historia general de la Orden de Nuestra Señora de las Mercedes redención de cautivos..., en la que por cierto narra el descubrimiento milagroso por San Pedro Nolasco de la patrona del reino valenciano, San María del Puig de la Seba, bajo una campana, tal como aconteció en Soria con la Virgen del Almuerzo de Narros y, en Andújar (Jaén) con la Virgen de la Cabeza  (que es objeto de una romería en la localidad soriana de Bliecos).

Los mercedarios serían desalojados por los franceses en 1808, aunque retornarían en 1814, si bien habría una reducción de conventuales en la Merced de Soria en 1820, por lo que la presencia mercedaria en la capital fue de 522 años, según Florentino Zamora. Finalmente, en 1850, dado el abandono en que se encontraba el convento, la Diputación de Soria se haría cargo del edificio para destinarlo a Asilo de niños expósitos y de ancianos, y hospicio fue también durante décadas. Y la iglesia es el Aula Magna Tirso de Molina, sede de muchos actos culturales, dependiente también de la Diputación Provincial.

 

La Orden de la Merced

El origen de la Real y Militar Orden de Santa María de la Misericordia o Merced de los Cautivos se fundó el 10 de agosto de 1218 en la catedral de Barcelona por parte de San Pedro Nolasco tras la visión que tuvo en la madrugada del 2 de agosto de ese año en la que se le apareció la Virgen ordenándole que creara una orden caritativa redimiendo cautivos, y a este fin se dedicó primordialmente dicha orden hasta 1779 liberando más de medio millón de cautivos. La confirmación papal de Gregorio IX data de 1235.

Escudo mercedario y ventana gótica ajimezada en el conjunto de La Merced en Soria

Escudo mercedario y ventana ajimezada en el conjunto de La Merced en Soria

La fundación fue refrendada por Jaime I y por el canónigo de Barcelona y San Raimundo de Peñafort (dominico desde 1222). El citado rey concedió a la orden, por su carácter militar (que duró hasta 1317), su escudo de armas de cuatro barras encarnadas en campo de oro al que añadió la cruz blanca pateada que era la insignia de la catedral barcelonesa, y los vistió de blanco. La vinculación de la Orden de la Merced a Cataluña prosiguió con el paso de los siglos y hoy día Nuestra Señora de la Merced o de las Mercedes sigue siendo la patrona de la ciudad condal.

En cuanto al gran canonista medieval y martillo de herehes que fue San Raimundo de Peñafort -que tal vez conociese en la Bolonia de 1919 a Santo Domingo de Guzmán (entonces llamado Domingo de Osma pues hasta 1432 no consta su apellido de Guzmán), introdujo en la Orden de la Merced la regla de San Agustín que los dominicos tenían por ser escogida por Santo Domingo de Guzmán ya que era a la que estaba sujeto cuando era canónigo de Osma y acompañó a su obispo, Diego de Acebes, al país cátaro en 1206. Además Peñafort incorporó a la Orden de la Merced las ordenanzas dominicanas con pequeñas variaciones. Asimismo Raimundo de Peñafort, siendo capellán papal, logró que éste confirmara como tal a la Orden de la Merced.

Por otro lado, participó en las negociaciones que condujeron a la separación de Jaime I de Aragón con Leonor de Castilla, que se habían casado en la localidad soriana de Ágreda el 6 de febrero de 1221; este divorcio avalado por Peñafort obligó a Jaime I y a Fernando III de Castilla a mantener una entrevista conciliadora en el soriano y cisterciense monasterio de Santa María de Huerta, en 1234.
Por otra parte, Raimundo de Peñafort falló a favor de las monjas predicadoras de San Esteban de Gormaz en 1262, convento fundado por Santo Domingo de Guzmán en 1219 según quiere la tradición y que fue la casa matriz de las dominicas de Caleruega, localidad a la que se trasladarían el 11 de junio de 1270. Doña Grama, que dirigía el monasterio de Dueñas Predicadoras de San Esteban, debió de conocer a Raimundo de Peñafort en julio de 1233 cuando el Papa tomó bajo su protección al convento sanestebeño.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *