Bécquer y Soria

Un Festival de las Ánimas con gran seguimiento de público

By  | 

Noche-1-noviembre-del-Festival-de-Animas-de-Soria-2015

Noviembre abre sus puertas con sendas celebraciones litúrgicas a Todos los Santos y Todos los Fieles Difuntos. Las tumbas se limpian y se cubren de flores; los vivos recuerdan a sus seres queridos fallecidos y la muerte es motivo de reflexión durante algunos momentos. Los Templarios de Bécquer vuelven a cabalgar fantasmagóricamente en el Monte de las Animas y su hueste fantasmal es recreada en la noche del 1 de noviembre en Soria en un festival organizado por la Asociación de Amigos de las Ánimas de Soria y el Ayuntamiento.

Soria provincia fue el corazón de la Celtiberia y las dos conmemoraciones litúrgicas citadas derivan, sin lugar a dudas, de la gran fiesta celta del primero de noviembre con la que se iniciaba el año, Samaín, la fiesta de los guerreros y de los antepasados, y así han querido este año conmemorar el Samaín en Garray, el pueblo sucesor de Numancia, como señalábamos en un post anterior.

El profesor Jean Markale así lo dice: “La fiesta de Samaín es, etimológicamente, el final del verano, el momento en que se vuelve a encerrar a los rebaños en los establos lo cual es indicativo de una antigua sociedad pastoril. Simbólicamente, la fiesta de Samain —en realidad, la noche de Samain— es la eternidad: el tiempo queda abolido y el otro mundo se abre al de los vivos. El cristianismo recuperó íntegramente esta fiesta convirtiéndola en la de Todos los Santos, exaltación de la Comunión de los Santos, es decir, de la comunidad perfecta entre los vivos y los muertos. En los paises anglosajones, la fiesta de Samaín se encuentra en las celebraciones carnavalescas del Halloween..”.

Franco Cardini es de la misma opinión: “La conmemoración del Día de los Difuntos a primeros de noviembre, depende de una inequívoca decisión eclesiástica del siglo XI, procedente de Francia y en base, al parecer, de determinados usos locales de este país, ha introducido en nuestras celebraciones litúrgicas un elemento característico del calendario celta, el cual ha transformado una realidad de antiguo origen del calendario romano en una realidad católica reconocida por toda la Cristiandad occidental”.

ANIMAS EN LA PROVINCIA

Los fantasmas son consustanciales con las celebraciones citadas. Los más famosos son las ánimas en pena de los Templarios becquerianos del Monte de las Ánimas que, no lo olvidemos, se encuentra rememorada la leyenda en la Casa de los Poetas de Soria. También cabe citar la leyenda del Fantasma de Masegoso. Así mismo, cerca de la ermita de la Virgen del Castillo, en El Royo, la gente sigue tirando piedras en un enclave para que no se levante “el moro” o un cura, según las dos versiones más extendidas. Además, moros fantasmagóricos habitan cuevas con ocultos tesoros en diversos puntos de la geografía soriana y rondan los fantasmas en algunos despoblados de forma parecida a la protagonista de la novela Noche de Enigmas del segoviano Ignacio Sanz que sitúa la acción en la comarca de Berlanga de Duero, o como lo hiciera Gervasio Manrique cerca de Valdecantos con el cuento El ánima del tío Mingo.

Cabe reseñar igualmente que, en Tajueco, al anochecer del día de Todos los Santos, se sigue realizando antiquísimo ritual, quizás de origen medieval, que antaño se llevaba a cabo en un gran número de localidades sorianas, y que es conocido como el Cántico de las Ánimas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *