Arqueología soriana

El primer tramo de la muralla medieval aspira al 1% Cultural

By  | 

Carlos Martínez anuncia la licitación de la redacción del proyecto básico y de ejecución del primer tramo de la muralla entre el puente de Piedra y San Ginés para optar al 1% Cultural

  • El alcalde ha explicado que, tras la revisión del plan director de la muralla de Soria, ahora hay que contar con este nuevo documento y “así tener todo el trabajo administrativo hecho para optar a la financiación del 1% Cultural”. El objetivo es recuperar esos 4,6 kilómetros de perímetro de muralla que rodea a la ciudad en distintas fases con un horizonte temporal de 10 años y una inversión total de más de 11 millones. “Creemos que es una reivindicación justa, una apuesta por el patrimonio esencial para la ciudad y un proyecto ambicioso y realista que cambiará nuestra fisonomía de ciudad medieval amurallada”, ha resumido el alcalde. Ver el pdf: Presentación Soria muralla (tramo 1A y 1B)

El alcalde de la capital, Carlos Martínez, ayer lunes informó de los asuntos tratados en la Junta de Gobierno Local entre los que ha destacado la aprobación del pliego de cláusulas administrativas particulares y el de prescripciones técnicas para la contratación de la redacción del proyecto básico y de ejecución de las obras del sector 1, fases primera y primera B, de la muralla más el proyecto de ejecución para la consolidación e integración de los restos de San Ginés. Este contrato sale con un precio de licitación de 202.395 euros más el IVA.

Carlos Martínez ha detallado que la actuación se circunscribe al “paño de muralla que va desde el puente de piedra de acceso a la ciudad desde Zaragoza hasta la ermita de San Ginés con la puerta del Posteguillo de San Ginés y desde esa parte hasta prácticamente la primera curva que se une al Mirón. A esta actuación se sumará la consolidación de la ermita sacada a la luz con el programa Soria Oculta”. El alcalde ha explicado que se trata de un paso más para contar con todas las exigencias burocráticas, administrativas y técnicas que implica la concurrencia a la convocatoria de ayudas del 1% Cultural. “Todavía no hay fecha pero todo apunta que en junio o julio se pondrá en marcha una nueva edición de esta línea de subvenciones cofinanciadas 70-30% y queremos tener todo el trabajo adelantado y optar a la ayuda. Hablamos de una intervención que podría superar los 1,7 millones en este primer tramo, pero de un plan más ambicioso con un horizonte a 10 años”, ha recalcado Carlos Martínez, quien ha recordado que esta primera fase se enmarca dentro de la revisión del Plan Director, presentado el pasado mes de septiembre, y que permitió realizar un análisis exhaustivo sobre el estado de la muralla y un diagnóstico sobre qué se precisa para su recuperación de 4,6 kilómetros de perímetro con un horizonte de 10 años y una inversión global de más de 11.

“La apuesta por recuperar el patrimonio es esencial para poner en valor nuestra historia, pero también como motor económico y de desarrollo vía turismo y sector servicios. Recuperamos la visual de la ciudad completando además la actuación de recuperación natural que también hemos llevado a cabo en márgenes”, ha detallado antes de concluir que “creemos que es una petición justa y que el Gobierno debe estar ahí a través de su 1% cultural ya que contamos con un proyecto completo y trabajado y estamos hablando de partidas que rondarán el millón de euros”.

Sobre el Plan Director

Respecto al proyecto, el responsable de su redacción, Fernando Cobos, ya explicó que la revisión del plan director incluye distintos planes de intervención, que se ejecutarán de forma progresiva con una priorización de intervenciones y programación de estudios que se detalla en el documento actualizado. De esta forma, el trabajo incluye un plan de estudios, una serie de estudios también arqueológicos e históricos, otros jurídicos atendiendo a normativa, plan y paisaje, un plan de urbanización, que afecta a la urbanización básica, y además planes de actuaciones divididos en sectores. La recuperación de la muralla contempla dos grandes áreas de exploración. La primera es la cuesta en torno al Mirón donde se encuentra San Ginés y San Agustín y luego el Castillo. También se contemplan intervenciones relacionadas con las puertas y traza de la muralla por donde se considera que discurre. También se propone un análisis de las servidumbres de las propiedades privadas para buscar alternativas a su conservación.

El documento propone un plan de protección de paisaje en la zona de la muralla junto al Duero, que es un instrumento que permite ordenar toda la muralla vista desde el río entendiendo la que sube hacia el Mirón y la que asciende hacia el Castillo siendo la fachada fluvial de la ciudad. La recuperación de esta zona es la clave de la propuesta. Hay problemas de vegetación, niveles, tendidos eléctricos…, pero con excavaciones aparecerán restos de muralla.

El plan de actuación está dividido en cuatro sectores con distintas problemáticas. El sector 1 afecta al paño que va desde el río hasta la puerta de Nájera, el sector 2 une el puente del río con el Castillo, el 3 está conformado por el propio Castillo y su conexión con el cementerio y hay un sector 4 que delimita la parte de la muralla que discurre entre viviendas construidas en el espacio consolidado urbano de la ciudad.

El sector 1 “es el más interesante y urgente y se quiere recuperar la rasante exterior”, ha resumido el arquitecto. Se pretende trabajar en algunas zonas en el interior y en otras más amplias ya que hay restos medievales y las cotas actuales no coinciden pudiéndose comprobar que hay tres metros de muralla que no estaba vista con lo que la potencialidad del trabajo es muy importante.

El segundo sector se divide en dos fases. La primera discurre desde el Postiguillo hacia el Castillo donde “creemos que la muralla está, pero oculta por vegetación y arbolado invadida por el monte”. La segunda parte ya en el ascenso está en peor situación al perderse la traza con la necesidad de consolidar restos.

El tercer sector está conformado por el Castillo con el recinto ovoide, que es un castro medieval, que se unió con la muralla con dos ramales, uno por el norte unido al cementerio, y un ramal sur que albergaba la judería y del que quedan algunos restos. El castillo señorial tiene una problemática distinta. En el recinto ovoide se requiere recuperar el perfil eliminando la vegetación en la parte que mira a la ciudad. La actuación en el Castillo es más complicada ya que se conserva una parte muy pequeña y la mayor parte del mismo está bajo el vial que conduce al Parador y se podría dibujar las trazas del viejo castillo.

El cuarto sector, referido a lo que está dentro del espacio urbano, tiene distintas zonas y el plan lo que ha hecho es identificar qué casas, por antigüedad y tipología, pueden tener restos de la muralla en su interior. La propuesta es realizar un trabajo de investigación en función del desarrollo de locales y solares y, a medida que se pidan licencias o se hagan obras, ir identificando la traza.

Para acabar, Fernando Cobos ya detalló, sobre esta primera fase, que “la muralla tiene una enorme presencia y la primera intervención se centraría en esa zona prioritaria del río desde el Postiguillo hacia San Ginés y la ladera. Se pretende recuperar la muralla tapada por sus propios escombros y dar continuidad a la visual en esta primera parte y adecuar el espacio y esperamos además sorpresas arqueológicas ya que se trata de una excavación”. Este tramo tendría, dentro del presupuesto global, una previsión inicial de coste de cerca de 1,7 millones. “Este plan nos permitirá que Soria vuelva a ser ciudad completa y no sólo el suelo edificado, descubrir esa Soria medieval”, ha concluido.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *